4 libros juveniles que llevar a clase de ELE

Llevar libros a clase de ELE siempre ha sido un quebradero de cabeza. Hables con quien hables, hay opiniones para todos los gustos: que si hay que llevar sólo textos originales, que si las adaptaciones son muy buenas, gente a favor de las lecturas graduadas, gente que se retiraría antes de darles a sus alumnos un texto preparado para su nivel…

Todo esto se complica todavía más cuando tus alumnos tienen entre 12 y 18 años, es decir, cuando te enfrentas a un público juvenil. ¿Qué hacer en estos casos?

Es cierto que en el mercado hay cierta oferta de lecturas graduadas (podéis encontrar en Santillana ELE, Lecturas graduadas o Difusión). Pero, en mi opinión, estas lecturas, o bien no tienen demasiada calidad “narrativa”, o bien son adaptaciones, generalmente aborrecibles, de clásicos del año de la quica. En ambos casos, se les ve demasiado el plumero, se nota que son textos “para estudiar” y los alumnos se aburren. Es normal, quieren leer algo que les enganche y, sobre todo, que no les haga sentir tontos.

Manolito Gafotas, de Elvira Lindo

Manolito Gafotas.

Por esa razón, yo prefiero escoger lecturas reales para un público juvenil. Si escoges bien las lecturas y las trabajas en clase adecuadamente, no tienen por qué causar ningún problema. Aquí os propongo algunas lecturas que llevar a clase de ELE:

1. Manolito Gafotas, de Elvira Lindo. Es ya un clásico de la LIJ en español. Es muy interesante para clase de ELE porque Elvira Lindo logra dotar a sus personajes de una voz cercana a la que se encuentra en la calle.

2. Campos de fresas, de Jordi Sierra i Fabra. A diferencia del anterior, este libro puede trabajarse tanto con alumnos de 15 años, como con adultos. Cuenta la historia de Luciana, una chica que entra en coma tras tomar drogas de diseño.

3. El cazador del desierto, de Lorenzo Silva. El premio Planeta también se ha dedicado a la literatura juvenil. En esta historia, la más compleja a nivel lingüístico que presento en este post, habla de Irene, una chica de instituto que traba amistad con José María, un enamorado del desierto, y descubre que el mundo es más complicado de lo que parecía.   

Todos los detectives se llaman Flanagan, de Andreu Martín y Jaume Ribera.

Todos los detectives se llaman Flanagan.

4. Todos los detectives se llaman Flanagan, de Andreu Martín y Jaume Ribera. También para todos públicos. Es una típica novela de detectives y, como toda novela negra, hace un buen retrato de la sociedad que la ha creado. Por lo tanto, además del suspense, se pueden extraer elementos culturales.

Las imágenes han sido extraídas de la web promocional de cada libro (Anaya Infantil y Juvenil y Club Manolito Gafotas).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s